Asesino de mujeres…

Soy mujer en un mundo que siempre ha pretendido valorarme y que yo misma me valore por el número que me da una báscula, por el color y la textura de mi piel, por el grosor y la forma de mis labios, muslos, y pantorrillas, por la redondez de mis caderas y busto, por el tamaño de mi cintura, por el largo, el color, la forma, el brillo, y la suavidad de mi cabello, y por todo eso que un día el tiempo arrastrará al olvido, e incluso en esos momentos van a valorarme por el tiempo que pueda mantener mi juventud. Casi todo el tiempo hablamos sobre violencia de género y siempre se nos olvida esta violencia disfrazada, esta presión social y mediática a la que somos sometidas las mujeres desde niñas y que nos arrastra a cumplir a costa de nuestra salud, física, mental, y emocional con sus ridículos estándares de belleza que además son cada vez más inalcanzables de manera sana y natural, y es esta una de las peores violencias de género que yo he conocido porque aunque siempre está presente en nuestra vida nadie ve al asesino y nadie lo juzga y cada año cobra miles de víctimas, mujeres que mueren por graves desórdenes alimenticios, por introducir en su cuerpo cuanta porquería milagrosa les promete belleza, por suicidios debido al desprecio y el maltrato social que viven todos los días por no cumplir con los estándares de belleza del momento, o que pierden la vida en un quirófano tratando de cumplir con dichos estándares.

La sociedad siempre va a imponer estándares de belleza y muy poco o nada podemos hacer ante eso, por lo que somos nosotras la que debemos cambiar nuestra forma de valorarnos, sí, es verdad que debemos cuidarnos alimentarnos bien y hacer ejercicio pero más por un tema de salud que estético, sí, debemos arreglarnos y ponernos guapas pero también debemos aprender a amarnos sin maquillaje, pero sobre todo hay que aprender y enseñarle a nuestras niñas ha valorarnos y amarnos más allá de la apariencia física, tener nuestros propios y más valiosos estándares de belleza por cumplir, como la inteligencia, la bondad, la cultura, la solidaridad, la madurez, la sabiduría, la libertad, la independencia, la felicidad, el respeto, y el amor por nosotras mismas, y así nos mantendremos lejos de ese maltrato al que somos sometidas diariamente y que nos hace odiarnos frente al espejo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: